Sin categoría

Las batallas en el Desierto

Tomando como frase de Trabajo la obra de Pacheco, estos momentos que vivimos asì lo parecen, batallas que se dan en el desierto de nuestra ignorancia, las polvaredas que se levantan y no permiten divisar a nuestro alrededor para saber que rumbo tomar, hacen  necesario una suerte de brùjula para guiarnos a traves.

“Cuando un paradigma cae deja expuestos a todos”, entonces las polvaredas que levantan aquellos que no quisieran verse expuestos, confiando en esa ignorancia que han perpetuado a traves de eones, son las que debemos ver a través.En estos momentos en la que la claridad es la perdedora como siempre en toda batalla, nada es mas importante que encontrar esa brújula o instrumento que las disipe.

¿Pero porque hablamos de que un paradigma ha caído? Debería resultar evidente a estas alturas que así ha sido a nivel global, para usar el término que está en entredicho y que es parte del paradigma.

¿Porque empresarios apoyan al Pastor Andrés?!!!!!!!!

Pues una vez mas debe ser evidente lo evidente,  que el aceite y el agua traten de fundirse y me cae muy bien el simil porque acabará por disociarse y evidenciar una vez mas quien es quien o como se dice de que lado masca la iguana, del lado izquierdo o derecho, para entonces deberiamos ser concientes de que la geografía política debería encontrar ya otra dimensión aparte de la bidimensionalidad, pues que vivimos en tercera . La otredad, ¿donde estás?, y acaso valga traer a cuento un hecho que no por ser pequeño es de menor importancia, Cherán, Pueblo Mágico debería ser nombrado, por  su magía de constituir la revelación de su carácter premonitorio o faro de Alejandría.

Pero divago, y centremos la atención a esta pregunta que ví en you tube, y llamo a desenmascarar a quienes en un acto camaleónico pretenden una vez mas como octópodo perderse en la huida tras su cortina no de humo sino de tinta, tinta que derrochan en todos los medios a su alcance, medios de su pertenencia y manipulación.

Pero ahora la pregunta se torna ¿porque el Pastor  y el rebaño se prestan? y entonces vamos desentrañando la madeja y nos auxiliaremos de esa brújula o instrumento necesario para la orientación en momentos de extravío, y aquí recurriré a un texto tanto esclarecedor como lapidario del maestro Ilan Semo en su revista Fractales:

La pérdida de centralidad del Estado ha creado el espejismo de que su sitio se halla vacante como trono de un antiguo reino. El neoliberalismo fue el vago e indefinido título de esa insólita cruzada que quiso substituir sus funciones con una metafísica del siglo XVIII: la metafísica del mercado. La historia y sus ironías. Después de un siglo de olvido y silencio, Jeremy Bentham y Adam Smith volvieron a presidir una “revolución teórica”, pero no como pensadores económicos, sino como teólogos y filósofos de la historia. Frederik Hayek y la escuela de Chicago lograron lo que la tradición liberal no había podido ni siquiera imaginar: convertir a la ideología del laissez faire (dejad haced, dejad pasad) en una filosofía de la historia, la política y la cultura. La mano invisible del mercado, que (según el decálogo neoliberal) debía racionalizar lo que el estado había desracionalizado, devino la mano pública de élites gobernantes y regímenes nacionales que se lanzaron por el camino de esta insensatez……..los saldos de esta sacralización del mercado no son más alentadores que los que produjo la era que desembocó en las primeras catástrofes y revoluciones del siglo XX, pero acaso igual de extenuantes que la experiencia del estatismo. La parálisis de ambos “modelos” entre los que osciló la dicotomía Estado/mercado y que codificaron al imaginario público de las sociedades modernas habla acaso de una realidad que apenas podemos entrever: la crisis de los fundamentos mismos de la política que, si comenzó como una decadencia del Estado-organizador-de-la-economía, hoy parece ser un proceso de “orden civilizatorio” (abusando del término que Norbert Elias acuñó para describir el desplazamiento del medioevo tardío por el absolutismo en los siglos XVII y XVIII) que alcanza a las más disímbolas esferas del tejido social.

Aquì hagamos una pequeña pausa acaso para tomar aire después de que este párrafo (eso se esperaría) nos quitó el aliento y que también se esperaría se explicara solo.

El Estado moderno se ha revelado como una entidad incapaz de responder a dos realidades que lo mantienen en zozobra: la insularización de la identidad y la implosión de la nación.

La Revolución Francesa depositó sus esperanzas igualitarias en la figura que acabó cifrando a la gramática de la política desde 1789: la ciudadanía/el ciudadano……. La nobleza perdió sus privilegios y los siervos ganaron su libertad para aparecer ambos (en términos formales) como iguales frente a la ley…….. La ciudadanización de la sociedad fue un proceso que ocupó a Occidente durante un siglo y medio (en México no acaba de consumarse) y que tuvo una naturaleza doble: de un lado, la emergencia del Estado de derecho, que aseguró la correspondencia institucional entre el régimen legal y el régimen real; del otro, la destrucción sistemática, violenta y, frecuentemente, ciega del mosaico de diferencias que acabaron conformando a la nación. Ciudadanizar significó esencialmente homologar, normativizar: destruir comunidades y lenguajes milenarios; suprimir realidades e imaginarios étnicos; disolver identidades y afinidades religiosas; prohibir autonomías políticas, jurídicas e ideológicas; inventar regiones para borrar regionalidades; militarizar, burocratizar, centralizar, educar “nacionalmente”, recaudar impuestos “federalmente”, morir “patrióticamente”.

Capital y trabajo, empresarios y asalariados, ingresaron en los códigos del régimen jurídico como dos figuras legítimas : el ciudadano privado, la asociación gremial (léase: el sindicato, las cámaras empresariales, las organizaciones campesinas…), el partido político. Hoy esta nomenclatura se nos antoja como las siglas y los emblemas de una semántica del simulacro.

Frente a esta molecularización de la política, los partidos se han vuelto maquinarias que existen fundamentalmente de (y para) la sociedad del espectáculo, en (y desde) los intersticios del Estado-pastor. Son meta-emblemas sin alma de cuerpos profesionales que velan por la marcha de la legitimidad de las instituciones del Estado, no organizaciones que comuniquen a la sociedad con los centros fundamentales de decisión.

Parecería suficiente hasta aquí pero aun hay más (¿a quien me recuerda la frase?)

La ecuación Estado= sociedad civil + sociedad política ha entrado en una visible crisis de caducidad. La incapacidad del Estado para legitimar sus acciones es su expresión más patente.

Finalmente, la pregunta central nos obliga a ir al fondo: ¿qué es la democracia?

La amenaza proviene de otra esfera: la implosión de la nación, las escaladas nacionalistas. Globalizar es la noción que hoy se recomienda para entender un proceso sin duda similar al que vivieron los feudos y los reinos en el siglo XVIII. Sólo que los feudos son ahora las naciones. El Estado-nación está siendo desmantelado no sólo desde su interior (por su transformación en un rompecabezas de identidades políticas, étnicas, regionales que se reafirman autónomas), sino sobre todo desde su entorno exterior. Globalizar ha significado desmantelar las barreras legales y mentales que la nación opuso tradicionalmente al mercado de bienes, seres, valores, arquetipos.

 ……..cómo hacer frente a esta disrupción. ¿Se halla México en el umbral de ser devastado por ella?

¿Se podrìa entender ahora el fenómeno Trump? No como amenaza (como las élites lo quieren aparecer) ¿sino como oportunidad? ¿Como desenmascaramiento ? ¿mmmmm interesante no?

El principio de ciudadanía es imprescindible, pero insuficiente: la ciudadanía social, la comunidad, la ONG, la identidad particular (étnica, regional, religiosa, sexual…) precisan códigos y reconocimiento; la República sigue entre los sueños, pero reclama una existencia mosaico; …….un mundo que se está desvaneciendo, otro que se niega a ser nombrado.

Hasta aquí el texto que hoy se manifiesta como soberbio en su claridad y su anticipación, revelador y elucidador.

Entonces ¿de que lado masca la iguana?

Dilander

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s